Instalaciones / Solar Fotovoltáica

La Radiación Solar puede ser transformada en Energía Eléctrica directamente mediante el efecto fotovoltaico.

Existen fundamentalmente dos tipos de aplicaciones de esta tecnología:

Sistemas aislados de energía solar fotovoltaica, que permiten abastecer de electricidad a aquellos lugares en los que las posibilidades de acceso a la Red de distribución eléctrica es complicada, tales como casas de campo, cabañas de montaña, pozos de bombeo, sistemas de iluminación y telecomunicaciones, etc ...

Los sistemas aislados se componen de paneles solares fotovoltaicos, regulador de carga, baterías, e inversor.

Sistemas fotovoltaicos conectados a red, mediante esta tipología de instalación la energía generada por los captadores solares es entregada directamente a la red de distribución eléctrica (previo paso por un inversor). Las compañías de distribución están obligadas por ley a comprar la energía inyectada a su red por estas centrales fotovoltaicas a un precio de venta (también fijado por ley) de forma que esta tipología de instalaciones presentaban plazos de amortización que oscilaban entre los 8 y los 10 años.

Actualmente las nuevas disposiciones emitidas por el Gobierno Central han paralizado la concesión de nuevas solicitudes al mismo tiempo que se ha abierto un nuevo escenario basado en el fomento de la generación en puntos cercanos al consumidor de forma que se minimicen al pérdidas ocasionadas por el transporte de la Energía.