Instalaciones / Geotermia

Energía geotérmica es la energía almacenada en forma de calor por debajo de la superficie de la tierra.

El funcionamiento del sistema es idéntico al de una bomba de calor agua-aire, con la diferencia que en el caso de la bomba de calor geotérmica, esta se ve favorecida por las características del subsuelo que se mantiene a una temperatura uniforme durante todo el año y, por lo tanto, su funcionamiento no se ve perjudicado en función de la temperatura del aire como en el caso de una bomba de calor aire-agua, que disminuye mucho su rendimiento cuando las temperaturas del aire ambiente sufren grandes cambios como ocurre en el invierno y en el verano.

La energía geotérmica de baja entalpía basa sus aplicaciones en la capacidad que el subsuelo posee de acumular calor y de mantener una temperatura sensiblemente constante, entre 10 y 20 m. de profundidad, a lo largo de todo el año.

A partir de 20 m de profundidad la temperatura aumenta a razón de 3,3 ºc cada 100 m, como valor medio, a consecuencia del gradiente geotérmico.

Para conseguir realizar este intercambio se practican unas perforaciones en el terreno en las que se introducen varias sondas geotérmicas de tubo plástico. Por medio de la recirculación del fluido refrigerante se absorbe el calor del terreno circundante

Existen distintas tipologías de intercambiador geotérmico, siendo el de uso más extendido el intercambiador vertical.

Está formado por un conjunto de perforaciones, de longitudes próximas a los 100 metros de profundidad (aunque pueden ser mayores y menores),  en los que se insertará la tubería de captación en configuración de dos circuitos, ida y retorno por perforación. El conjunto se rellena con material de alta conductividad a fn de favorecer la transferencia térmica con el terreno.

Es el elemento encargado de realizar la cesión de energía procedente del ciclo expansivo de la bomba de calor geotérmica. Es un dispositivo análogo a la unidad exterior existente en las máquinas de expansión directa.

Cada sondeo tendrá un circuito individual con dos entradas (para el fluido caloportador en frío que sale de la bomba geotérmica) y dos salidas (para el fluido en caliente).

Sobresaliendo de cada sondeo, las sondas con el fluido en caliente y en frio se unen, dando lugar a dos sondas por cada sondeo. Todos estos tubos se concentrarán en un colector.

Finalmente este colector es el que llega a la sala técnica donde se ubicará la bomba de calor geotérmica.